Ocio y Entretenimiento

Avatar: El Sentido del Agua, un espectáculo visual y una trama aburrida.

¿Es un reinicio o una nueva versión de Avatar? James Cameron parece plagiarse a sí mismo en esta entrega.

La segunda parte de una serie de películas en torno a los héroes del planeta de Pandora ya ha llegado y, honestamente, nos ha dejado un cierto sabor agridulce. A todo un despliegue de efectos especiales debemos añadir un impresionante derroche de imaginación por parte de los profesionales de Weta Studios, verdaderos artíficies de la película.

Avatar: El Sentido del Agua

Avatar: El Sentido del Agua, se sitúa 10 años después de los acontecimientos sucedidos en la primera entrega, en un mundo en el que sus protagonistas forman parte de un espectáculo visual en el que no hay mucho que contar. Se trata de un escaparate 3D que ofrece escaso contenido narrativo y que centra toda la atención en desplegar escenas maravillosas de un mundo sobre el que nos gustaría replicar sus infinitas bondades.

Avatar: El Sentido del Agua

Pero más allá de la toma de conciencia sobre la conservación marina y sobre la necesidad de preservar nuestro entorno más preciado, Avatar 2 es realmente hermosa. Su director de fotografía Russell Carpenter ha sabido trasladar con maestría una estética inolvidable que sin duda perdurará a lo largo de décadas sin perder ni un solo ápice de vigencia e interés. A través de su mirada, gracias a esa combinación de luz y color, podemos apreciar la verdadera belleza de una película que parece que va a quedar impregnada en nuestra retina durante un largo periodo de tiempo.

Avatar: El Sentido del Agua

Así que, de algún modo, esta película rinde homenaje sin pretenderlo a todo un elenco de profesionales que viven detrás de cámaras, ordenadores y otros dispositivos, que no hacen sino trabajar horas y horas para alcanzar un nivel de perfección que gracias a proyectos como este no pasan desapercibidos para el público en general. James Cameron, quizá sin pretenderlo, no es el verdadero protagonista de esta película, sino que son ellos, los diseñadores gráficos, los operadores de cámara, los editores de efectos especiales, quienes por primera vez parece que resurgen con fuerza para alzarse con todo el reconocimiento y mérito que les corresponde.

Una metodología de rodaje muy eficiente.

Avatar: El Sentido del Agua

El presupuesto de Avatar: el Sentido del Agua es sin duda descomunal. De hecho, muchos expertos apuntan a que debe recaudar más de 1.300 millones de dólares para comenzar a ser rentable desde una perspectiva meramente económica.

Avatar: El Sentido del Agua

Sin embargo, este dato tiene algo de truco, pues el coste de rodaje se ha distribuido entre dos producciones diferentes ya que James Cameron ha aprovechado todo este despliegue cinematográfico para rodar dos secuelas más de la original Avatar, es decir, este último título de el Sentido del Agua, y otro título adicional que contribuye a seguir alimentando una saga sobre la que los estudios de cine han depositado muchas esperanzas.

Avatar: El Sentido del Agua

Este es un enfoque que no es nuevo, ya que sagas como la de El Señor de Los Anillos también aprovechó los gastos de estudio para distribuir los costes y rodar buena parte de las diferentes secuelas en un mismo periodo de tiempo lo que contribuyó a abaratar una producción ya de por sí muy ambiciosa.

El nuevo «taquillazo» de James Cameron.

Avatar: El Sentido del Agua

Sin duda las cifras y datos que se han hecho público tras el estreno de la película apuntan a que Avatar: El Sentido del Agua va a alcanzar los objetivos que se habían marcado para la segunda parte de la saga. Y es que a los 75 millones de dólares que recaudó la proyección de Avatar (13 años después de su estreno), justo una semana antes de la llegada de Avatar 2, debemos sumar los casi 600 millones que la película lleva ya recaudados en todo el mundo. Además, debemos tener en cuenta que toda esta información se ha obtenido antes de la campaña de Navidad que ya está en marcha por lo que la mencionada recaudación es muy probable que siga una línea ascendente.

Así que todo apunta a que la franquicia de James Cameron no corre peligro alguno y goza de una excelente respuesta por parte de los cinéfilos del planeta Tierra.

Una trama aburrida carente de una verdadera historia que contar.

Avatar: El Sentido del Agua

Sin embargo, el éxito en taquilla no tiene por qué estar vinculado al propio éxito como obra cinematográfica y esa ahí donde precisamente Avatar: el Sentido del Agua, deja bastante que desear.

Avatar: El Sentido del Agua

El despliegue de efectos audiovisuales es abrumador, pero desde un punto de vista de contenido nos atrevemos a afirmar que la película llega a ser aburrida y en ocasiones poco inteligente. Hablamos de una película larga y lenta, plagada de voces en off que en la mayoría de ocasiones se hacen innecesarias ya que es como si trataran de explicar elementos que de sobra seríamos capaces de reconocer gracias a que somos, o parecemos, seres inteligentes. En cierto modo, no sabemos si estamos ante una película de cine o ante un documental majestuoso que hace alarde de un gran despliegue de carácter técnico.

Avatar: El Sentido del Agua

A lo largo de la película son tantas las referencias a la original Avatar que uno se para a pensar si realmente se trata de una nueva trama o si, por el contrario, James Cameron se está plagiando a sí mismo a través de una sucesión de acontecimientos que parecen atrapar al espectador en la película original del año 2009. Así que ¿Estamos ante un reinicio o ante una nueva versión de Avatar? Desde luego, esta secuela no nos aporta nada nuevo sobre Pandora y se limita a presentar las mismas ideas pero con diferentes puestas en escena.

Avatar: El Sentido del Agua

Es probable que el verdadero cinéfilo se sienta algo decepcionado tras soportar las tres horas de duración de una película que poco tiene que aportar desde un punto de vista narrativo. Eso sí, a los amantes de la tecnología puesta al servicio del cine, les va a entusiasmar semejante despliegue de efectos visuales, todo un desafío para quienes pretendan asumir el reto de superar desde una perspectiva meramente tecnológica los nuevos modos de entender la narrativa audiovisual del siglo XXI.

GenexiGente opina sobre Avatar: El Sentido del Agua

Valoración de GenexiGente - 7.5

7.5

Un grandioso espectáculo audiovisual sin mucho más que contar. Un escaparate 3D carente de una trama con una cierta solidez.

Valoración de los lectores: 3.9 ( 2 votos)

Juan Carlos Navarro

Fundador de la agencia de marketing MarketinLife lleva 10 años proporcionando servicios de consultoría tanto a nivel nacional como internacional. Interesado siempre en el intercambio de bienes y servicios de alto valor añadido, acumula más de 20 años de experiencia en el sector de Nuevas Tecnologías trabajando con grandes empresas y marcas ayudando en sus procesos de transformación digital.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba