Alimentación y Bebidas

Casa Grande de Xanceda, un referente en ganadería ecológica.

Casa Grande Xanceda es todo un referente en sostenibilidad y respeto por el medio ambiente en España. Esta granja ecológica produce yogur y queso de alto valor añadido para satisfacer los paladares más exquisitos.

En los años 60 en Mesía (A Coruña), lo que comenzó siendo un proyecto de jubilación tranquila para Felipe y Victoria Fernández-Armesto se ha transformado en todo un referente en la industria de productos lácteos de fabricación ecológica y sostenible en España, siendo las vacas las protagonistas indiscutibles en Casa Grande de Xanceda.

En esta época donde no se hablaba ni de ecología ni de sosteniblidad y mucho menos de bienestar animal tenían claro por convencimiento propio que tratarían a sus vacas de la manera más responsable y respetuosa posible evitando el uso de pesticidas, herbicidas y otros productos químicos, y donde las 20 vacas de la raza frisona traídas expresamente desde Canadá pacerían tranquilamente en libertad.

La empresa sobrevivió a una etapa difícil.

En la actualidad Casa Grande Xanceda es una granja ecológica con más de 45 trabajadores, 380 vacas y 180 hectáreas de terreno cuya producción de yogur ecológico certificado por el Consejo Regulador de Agricultura Ecológica de Galicia se ha ganado un puesto de honor en los hogares españoles.

En el año 2002, con el cambio generacional, la nieta Cristina Fernández-Armesto toma las riendas de la granja familiar asociándose con Guillermo Martínez, veterinario de profesión, y una persona que demuestra la misma pasión por el cuidado del medio ambiente que la familia propietaria de la granja.

Juntos, establecen objetivos para ser sostenibles tanto económica como desde una perspectiva de medio ambiente en un momento donde la viabilidad de la granja era un quebradero de cabeza. La conclusión, crear un producto de alto valor añadido con un mínimo impacto en el entorno, en la salud humana y en los animales.

Certificación ecológica, el gran salto de calidad.

Casa Grande Xanceda logra la certificación ecológica y con ella desarrolla productos rentables para la empresa.

Tras lograr la certificación ecológica, Casa Grande Xanceda consigue hacer el producto rentable integrando todo el proceso productivo desde el nacimiento de los novillos, la elaboración del alimento para las vacas, su ordeñe y la transformación de esta excepcional leche en deliciosos lácteos ecológicos eliminando intermediarios y llegando directamente al consumidor mediante su propia marca.

La certificación ecológica incluye, entre otras prácticas, la prohibición de usar productos químicos de ningún tipo en la alimentación de las vacas. Asimismo, los pastos no pueden estar contaminados por ningún tipo de abono químico (para fertilizar los prados sólo se puede utilizar el compostaje generado por las propias vacas). 

Además, se necesita un mínimo de una hectárea de prado cada dos vacas, deben vivir al aire libre y alimentarse con el pastoreo. Tampoco se deben alterar artificialmente los ciclos naturales de las vacas.  

La aplicación de este tipo de medidas ecológicas hace que las vacas produzcan la mitad de leche que los animales criados de manera convencional, pero en cambio cambio, producen una leche de excepcional calidad, y los animales viven el doble de años.

Una granja ecológica que no compite por precio, sino por calidad.

Mínimo una hectárea de prado cada dos vacas. Premisas que convierten a esta granja ecológica en todo un referente.

En Casa Grande de Xanceda, no compiten por precio y por cantidad. Producir ecológicamente siempre es más caro, pero les permite diferenciarse del resto de productores, creando productos lácteos de gran calidad y alto valor añadido donde no tienen cabida los espesantes, aditivos, colorantes o cualquier otro potenciador de sabor de carácter artificial. Tan sólo las bifidobacterias necesarias y la leche recién ordeñada de excepcional calidad para elaborar sus yogures. 

El resultado es un excelente yogur ecológico muy cremoso, gracias a la concentración de leche por ultrafiltración, una máquina que consigue separar la leche del agua. Por cada dos litros de leche sólo sale 1 litro de leche concentrada. Cada vasito de yogurt contiene el doble de leche que un yogurt convencional y es 100% natural ya que no lleva nata ni espesantes. Los yogures de diferentes sabores, se realizan con frutas ecológicas y azúcar de caña ecológica.

Su constante apuesta por la innovación les ha llevado a lanzar una línea de yogures para un público infantil. Un yogur ecológico con frutas y zanahoria sin azúcar añadido, sólo endulzado con zumo de uva. Realmente delicioso.

Su queso ecológico también son una delicatessen.

El Queso Peregrino es sólo una de tantas opciones que ofrece Casa Grande Xanceda.

Además de estar hechos a partir de esta magnífica leche, han recuperado una antigua tradición gallega que consiste en curar el queso en sus últimas tres semanas de maduración con cebada ecológica, aportándole características organolépticas únicas como el olor a tierra mojada y fermentos, respetando los microorganismos naturales que se forman sobre su corteza natural. 

Un proyecto que apuesta por el comercio local.

Además de vacas, en sus prados verás burros y perros mastines para defender a los animales de los lobos.

Las puertas de Casa Grande de Xanceda están abiertas para todo aquel que desee visitar sus instalaciones y descubrir de primera mano como se elaboran sus excelentes productos. Sus visitantes más significativos son niños, un aspecto con el que están encantados en la granja puesto que es esencial que conozcan no sólo el proceso de producción sino la importancia de cuidar a los animales y a la naturaleza.

La Responsabilidad Social Corporativa de Casa Grande de Xanceda se refleja tanto en el trabajo de cada día como en las múltiples iniciativas que emprenden. Compromisos que están presentes en la mejora del medio ambiente, el bienestar animal y el desarrollo sostenible rural .

Entre sus iniciativas destacan campañas contra el abandono animal y la adopción de animales sin hogar, la repoblación de los bosques y sobre todo el apoyo a la creación de nuevos proyectos sostenibles con alto valor añadido en el mundo rural, pequeñas empresas emergentes que quieren recuperar este arte de vivir y de trabajar pues hay todo un potencial por desarrollar y unas materias primas únicas que no se encuentran en otra parte de España.

Ana Martínez

Apasionada de los viajes y de un estilo de vida equilibrado y sostenible me encanta disfrutar de todo lo bueno que proporcionan las experiencias de alto valor añadido.
Botón volver arriba