Arquitectura y Urbanismo

Edificios sostenibles, cuidan del entorno y de nuestra calidad de vida.

Pasar tiempo en espacios y lugares armónicos o incluso en la naturaleza mejoran y equilibran nuestra calidad de vida.

Si consideramos que pasamos gran parte de nuestro tiempo en espacios cerrados ya sea en el trabajo, hogar, escuelas o incluso lugares de ocio, es importante pararse a considerar como el entorno en el que nos desenvolvemos en el día a día, puede afectar a nuestra calidad de vida. Numerosos estudios demuestran que pasar tiempo en lugares armónicos ejercen un efecto positivo en nuestra salud, productividad y bienestar.

Cada vez más, a la hora de emprender nuevos proyectos urbanísticos, se tienen en cuenta el impacto medioambiental y la salud de las personas, siendo la tendencia actual la construcción de edificios sostenibles y saludables basándose en parámetros otorgados por diferentes certificaciones en sostenibilidad.

La creación de espacios y edificios sostenibles producen múltiples beneficios tanto a nivel económico, ambiental y en la salud y satisfacción de las personas.

Desde el punto de vista económico, una gestión optimizada de la energía, el agua y los residuos otorgan una revalorización en el mercado del edificio y producen una sensación de refuerzo de marca positivo en la percepción del consumidor, mientras que desde el punto de vista del usuario, se traduce en una mejora de la calidad de vida, productividad, creatividad y mejora de la salud.

Apostar por espacios sostenibles que tienen en cuenta aspectos como la luz y aire natural, las energías renovables, y espacios que invitan al movimiento y estimulan los sentidos, crean sistemas que fomentan la creatividad, la exploración, el juego y el deseo por aprender, y favorecen los lazos afectivos y la colaboración con las demás personas del entorno.

Certificaciones para edificios sostenibles.

Hay muchas certificaciones para edificios sostenibles como BREEM, LEED, VERDE, WELL, FITWEL y DGNB entre otras, siendo la anglosajona BREEAM y la estadounidense LEED las más arraigadas y reconocidas a nivel mundial desde hace más de 20 años y cuyos parámetros se enfocan en conseguir edificios que contaminen menos utilizando materiales sostenibles y que a su vez sean capaces de reducir costes en el uso del agua y electricidad.
Estas certificaciones se pueden implementar en edificios ya construidos adaptándolos según las necesidades que pueda requerir el proyecto y son compatibles entre sí.

La certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), o “Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental” en castellano, se centra en mejorar el impacto de la contaminación del edificio, mediante la gestión de residuos, la eficiencia energética del mismo y la comodidad de los usuarios.

La certificación BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology) o Método de Evaluación del Comportamiento Medioambiental de los Edificios, tiene en consideración múltiples factores que afectan al edificio, como la ubicación de la parcela para la construcción, uso de transportes alternativos al coche propio, gestión óptima de la energía, residuos, agua y materiales, y fomento de la tecnología aplicada en materiales que sean innovadores y saludables para el entorno y para las personas.

Montecarlos Big Villa en Ibiza, edificio sostenible nominado a los Breem Awards 2021.
Detalle de la parte de atrás del Montecarlos Big Villa ubicado en la isla de Ibiza.
Interior de la vivienda Montecarlos Big Villa en Ibiza. Nominado a los Breem Awards 2021.
Centro Comercial Bonaire en Valencia, nominado a los Breem Awards 2021. Fotografía © Europa Press.

Sin embargo las certificaciones WELL (desarrollada por el Internacional Well Building Institute) y FITWEL, van un paso más allá y conciben proyectos urbanísticos en los que todos los procesos políticas y acciones que tienen que ver con el edificio tanto en el interior como en el exterior, están orientados a mejorar y fomentar la salud y bienestar de las personas y del entorno.

El edificio Castellana, 81 ubicado en Madrid, España, ha obtenido la certificación WELL.

Las certificaciones WELL y FITWEL, son de las más completas, y tienen en cuenta desde el diseño del edificio, su impacto en el entorno, materiales utilizados en su construcción, calidad del aire y del agua potable del edificio, espacios verdes, zonas de descanso, espacios amplios que inviten al movimiento de las personas, confort térmico, iluminación natural y artificial del edificio que respeten el ciclo circadiano para un mayor descanso, calidad de los alimentos que se sirven el el edificio y políticas en la gestión del edificio que promuevan y mejoren la salud y el bienestar de las personas y del entorno.

SCENEO, ubicado en París, fue el primer edificio con certificación WELL de Francia.

Unas certificaciones cada vez más aceptadas e implementadas en todo el mundo y que sin duda ponen de manifiesto la importancia de fomentar espacios sostenibles, saludables y naturales que aporten bienestar, armonía y calidad de vida.

Nuevas propuestas sin duda donde el diseño y la arquitectura son agentes fundamentales para crear una nueva cultura de vida.



Flipboard Si quieres ver más contenido como éste consulta nuestro Flipboard


Ana Martínez

Apasionada de los viajes y de un estilo de vida equilibrado y sostenible me encanta disfrutar de todo lo bueno que proporcionan las experiencias de alto valor añadido.
Botón volver arriba