Gastronomía

Montaráz. Autenticidad y tradición del manjar español por excelencia

Tras cinco generaciones, la familia Martín sigue elaborando sus ibéricos, 100% naturales, libres de aditivos, nitratos y conservantes, únicamente con sal marina y una curación lenta y controlada

Los productos de Montaráz se pueden encontrar en renombrados espacios de la alta gastronomía como La Grande Épicerie o el Restaurant Le Frank Fondation Louis Vuitton en París, el mítico Joël Robuchon de Tokyo, Alinea Restaurant en Chicago o en el hotel Rosewood Villa Magna de Madrid.

Montaráz

Y es que el compromiso inquebrantable de la marca con la autenticidad y la excelencia, con la tradición y con la curación natural la convierten en un referente en el ciclo cerrado del proceso productivo del ibérico y en el ciclo cerrado del bienestar animal.

Dos afinados Montaráz: Salamanca y Extremadura

Montaráz

El cerdo ibérico es el inicio de todo, pero siempre asociado a la dehesa. Cada producto Montaraz proviene de ejemplares de cerdo ibérico criados en la dehesa extremeña. Un entorno privilegiado, rodeado de encinas, robles y olivos que posee una rica flora compuesta por jara, romero y hierbas silvestres como el tomillo, que contribuye a la buena alimentación del cerdo. Cada animal disfruta de al menos 2 hectáreas de dehesa.

Montaráz

Tras cinco generaciones, la familia Martín sigue elaborando sus ibéricos, 100% naturales, libres de aditivos, nitratos y conservantes, únicamente con sal marina y una curación lenta y controlada en sus secaderos y bodegas propias, jamón, sal marina y tiempo le gusta decir a la empresa. De ellos, la mitad de los jamones y paletas se curan durante meses en Salamanca y la otra mitad, envejece en Olivenza. El resultado son dos tipos de afinados en sus ibéricos: Montaraz Único (Salamanca) y Montaraz Don Ramón (Olivenza, Extremadura).

Montaráz

Esta dualidad en el proceso de afinado, que es una rareza en el sector y supone uno de sus elementos diferenciadores, es posible gracias a que tienen instalaciones productivas tanto en Salamanca como en Olivenza (Extremadura).Por un lado, el clima salmantino es más amable y esto ayuda a forjar unos productos más finos, dulces y aterciopelados. Por su parte, en Extremadura las temperaturas son más altas por lo que el producto final es más vibrante y potente.

Montaráz

Durante el tiempo de curación que se hace únicamente en secaderos y bodegas naturales, las piezas se someten a una estricta vigilancia por parte de los maestros jamoneros.  Es la sabiduría en las manos del maestro jamonero que cuidadosamente observa y mueve cada pieza hasta llevarla a su punto exacto de perfección uno de los responsables de nuestro éxito, puntualiza Ramón Martín Sánchez. No hay un tiempo exacto de curación, cada pieza, según su peso o según las características de su añada tiene todo el tiempo que necesite.

Historia de una marca que otorga nombre propio al cerdo ibérico

Montaráz

La historia de Montaraz se remonta 1890, José Manuel Martín inició en Frades de la Sierra (Salamanca) la producción artesanal de jamones y embutidos para consumo propio, sus valores fueron: familia, calidad, honestidad, compromiso y sencillez.

Es en 1925 cuando se trasladan a Villar de Gallimazo y en 1986 la familia mueve su centro de productivo fuera del entorno urbano, al paraje Entrecaños en Villar de Gallimazo (Salamanca)  allí las instalaciones son objeto de mejoras y ampliaciones constantes.

La incorporación a la dirección de la empresa de Ramón Martín Sánchez en 1990, al finalizar, sus estudios, supone todo un revulsivo que introduce una impronta pionera: la exportación del producto ibérico, gracias a su impulso, Montaraz consigue la homologación para exportar a Europa, siendo la primera empresa del sector en lograrlo. Gran parte de su carrera profesional la desarrolla abriendo nuevos horizontes para Montaraz.

Años más tarde con la incorporación de Jaime Martín Sánchez se inician las obras de las nuevas instalaciones de Olivenza que contienen los secaderos y bodegas naturales más grandes del sector. Estas instalaciones han sido claves para hacer posible y consolidar el crecimiento de la empresa. Hoy ambos hermanos dirigen la compañía con posición de CEOS.

Montaráz

La reciente incorporación de la quinta generación con Ramón Martín Galán, ha reforzado la visión internacional de la empresa poniendo el foco en profundizar en la expansión y en trasladar el concepto de disfrute sensorial de Montaraz, alineándolo con todas las grandes marcas del mundo y al mismo tiempo ha marcado el objetivo de iniciar bajo su dirección, diferentes proyectos de ayuda solidaria.

Montaráz
Montaráz en Brunch Villa Magna

En la actualidad, Montaraz está presente en 40 países como Canadá, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Bélgica, Suiza, Japón, Países Nórdicos y Latinoamérica. Sus fábricas ubicadas en Salamanca y Extremadura están homologadas por la United States Department of Agriculture (USDA) para la venta de ibéricos-jamones, paletas y carne- en EE.UU. contando incluso con oficina y almacén en Nueva York.

Montaráz

Sus productos se pueden encontrar en hoteles de lujo como Rosewood Villa Magna (Madrid) o espacios de alta gastronomía como La Grande Épicerie (París), Restaurant Le Frank Fondation Louis Vuitton (París), Joël Robuchon (Tokyo) o  Alinea Restaurant (Chicago) entre otros. Estos lugares que comparten los valores de excelencia y calidad con Montaraz tanto en las instalaciones como en el servicio que ofrecen, cada día, a sus clientes.

Un proceso de elaboración artesanal y excelente

A través de un proceso 100% natural, libre de aditivos y conservantes, con estrictas normas sobre el ibérico, han sabido elaborar sus productos, únicamente, con sal marina y una lenta y controlada curación en sus secaderos y bodegas naturales. Cada producto Montaraz proviene de ejemplares de cerdo ibérico criados en la dehesa extremeña. De ellos, la mitad de los jamones y paletas se curan en Salamanca y la otra mitad en Olivenza (Extremadura). Bajo esta premisa, la marca ofrece dos tipos de afinados en sus ibéricos. El clima salmantino es más amable y esto ayuda a forjar unos productos más delicados y de gusto suave. En Extremadura las temperaturas son más altas por lo que el producto final es más potente e intenso. Gracias a las características de ambos ecosistemas Montaraz ofrece una dualidad de sabores bajo una misma marca y parámetros de calidad únicos en el mercado.

Montaraz cuenta con presencia en Europa, Asia, Oriente Medio o América. Sus fábricas ubicadas en Salamanca y Extremadura están homologadas por la United States Department of Agriculture (USDA) para la venta de ibéricos-jamones, paletas y carne- en EE.UU. contando incluso con sede y almacenes en Nueva York.

Redacción

La Redacción de GenexiGente se dedica a preparar los mejores contenidos para que puedas acceder a información de alto valor añadido relacionada con el buen gusto, el lujo, el bienestar y la calidad de vida.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba