Medio Ambiente

Las peligrosas sustancias químicas del plástico y sus riesgos para la salud.

Un reciente estudio publicado en Zurich revela que una cuarta parte de todos los productos químicos presentes en los plásticos podrían ser muy dañinos para la salud.

Puntos destacados de la historia
  • Los consumidores debemos exigir regulación, transparencia, información y debemos además optar por productos orgánicos siempre que sea posible.

Cada año se fabrican 350 millones de toneladas de plástico en el mundo. A todo esto hay que añadir los miles de millones de toneladas que yacen en nuestros vertederos y, sobre todo, en los océanos. Hay miles de químicos en el plástico que representan un peligro mucho mayor del que se pensaba, al menos eso es lo que revela un reciente estudio dirigido por Stefanie Hellweg, profesora de diseño de sistemas ecológicos en la universidad con sede en Suiza ETH Zurich.

Los químicos potencialmente peligrosos analizados en el estudio se encuentran en productos de plástico tan cotidianos como juguetes, ropa o envases para alimentos. También proceden de los océanos ya que los animales marinos los confunden con alimentos y con ello los plásticos entran a formar parte de nuestra cadena de alimentación.

Existe una gran variedad de sustancias químicas que se utilizan en la producción del plástico que se pueden liberar a lo largo del ciclo de vida de los productos de plástico que representan riesgos para la salud, el medio ambiente e incluso para los procesos y sistemas de reciclado.

El mencionado estudio ha identificado más de 10.000 sustancias químicas en los plásticos que han estudiado, sustancias que han sido clasificadas en función de su tipo, los patrones de uso y los peligros potenciales que representan. El equipo de investigación liderado por Hellweg ha trabajado durante dos años y medio consultando bases de datos de la propia industria así como de otras fuentes científicas para determinar si las sustancias químicas identificadas son benignas, peligrosas o si se han estudiado de un modo adecuado.

De todos estos productos químicos, más de un 20% (2.480), han sido catalogados como sustancias potencialmente preocupantes lo que significa que hay evidencias de que puedan ser dañinas para la salud. En base a lo analizado se sabe que los productos químicos son tóxicos para la vida marina, provocan cáncer o dañan órganos específicos. Incluso hay sustancias que se acumulan en el cuerpo humano y en el de animales causando daños a largo plazo como pérdida de memoria.

Asimismo, los investigadores han sido incapaces de catalogar 4.100 de los químicos analizados (un 39%), porque no han encontrado evidencias de si son peligrosos o no. Hay muchos componentes del plástico que no son nocivos para la salud pero el estudio revela que hay muchas sustancias químicas que no se han analizado de un modo adecuado. Los científicos reconocen que se han centrado en una cantidad limitada de sustancias químicas peligrosas pero aseguran que hay muchas más que en la actualidad se desconocen.

¿Por qué los plásticos incorporan tanta sustancia química?

El plástico es un producto barato que se puede transformar en prácticamente cualquier material que podamos imaginar, desde telas sintéticas parecidas a la seda hasta muebles de gran resistencia.

Para poder crear todo este conjunto de materiales tan heterogéneo se emplean una gran cantidad de aditivos que le otorgan al plástico las propiedades deseadas, como antioxidantes para prevenir la degradación o incluso para reducir su fragilidad. En el proceso productivo se utilizan además catalizadores, disolventes y otras sustancias químicas para procesar adecuadamente todo el material.

Por ejemplo, sobre los ftalatos (que hacen que los materiales sean más flexibles), recae la responsabilidad de provocar asma, cáncer de mama, diabetes de tipo 2 y una gran cantidad de problemas de salud. También se sabe que el propanol, utilizado como solvente para colorantes, es el causante de importantes daños en el sistema reproductivo, mientras que el benceno, utilizado para controlar la polimerización causa daños en la piel y atenta contra el ecosistema marino.

La información disponible no está centralizada

El estudio ha determinado que un 53% de las sustancias químicas que los investigadores han identificado como potencialmente preocupantes, no están reguladas en regiones como la Unión Europea, Estados Unidos o Japón, mientras que 901 sustancias químicas que se sabe que son peligrosas están aprobadas por las autoridades para su uso en contacto con alimentos en estos países.

Buena parte del problema lo encontramos en la ausencia de una base de datos centralizada que proporcione información sobre los diferentes químicos y sus riesgos potenciales. De hecho, los investigadores, por ejemplo, revisaron 190 fuentes de datos para descubrir qué riesgos encerraba una única sustancia potencialmente peligrosa.

Los investigadores denuncian además una falta de transparencia en la industria del plástico sobre los productos químicos que utilizan en sus procesos de fabricación. En ese sentido, los científicos piden a los reguladores que obliguen a los productores de plástico a revelar todos los ingredientes de sus productos.

¿Qué podemos hacer los consumidores?

Debemos exigir regulación, transparencia, información y debemos además optar por productos orgánicos siempre que sea posible, pero es prácticamente imposible erradicar el plástico de nuestras vidas ya que nuestra sociedad moderna incorpora este material en nuestros muebles de madera, las prendas que vestimos y hasta las pinturas que cubren las paredes de nuestros hogares.

La responsabilidad debe recaer en las empresas ya que deben hacer un seguimiento específico para eliminar esas sustancias químicas potencialmente peligrosas de sus procesos de fabricación.

Los reguladores también deben ejercer un papel que les lleve a presionar a la industria para que tome las medidas más adecuadas preservando así la salud y el bienestar.



Flipboard Si quieres ver más contenido como éste consulta nuestro Flipboard


Fuente
There are thousands more toxic chemicals in plastic than we thought

Juan Carlos Navarro

Fundador de la agencia de marketing MarketinLife lleva 10 años proporcionando servicios de consultoría tanto a nivel nacional como internacional. Interesado siempre en el intercambio de bienes y servicios de alto valor añadido, acumula más de 20 años de experiencia en el sector de Nuevas Tecnologías trabajando con grandes empresas y marcas ayudando en sus procesos de transformación digital.
Botón volver arriba