Ocio y Entretenimiento

Napoleón, un gran despliegue visual carente de precisión histórica

Ridley Scott ha desperdiciado una oportunidad única para ofrecernos un verdadero despliegue emocional y didáctico de una de las figuras más importantes de la historia de la humanidad.

Ridley Scott vuelve a formar equipo con una de sus estrellas, uno de los principales actores de esta generación y nominado en varias ocasiones al Premio de la Academia, Joaquin Phoenix, para abordar a uno de los personajes sobre los que más se ha escrito en la historia: Napoleón Bonaparte de Francia.

Napoleón

En este recorrido detallado a través del ascenso y el declive de poder de Bonaparte, el cineasta británico no se detiene en describir la corrupción del hombre, ni analiza con excesivo detalle la influencia del emperador en Europa, Francia, el Reino Unido o Rusia. Lo cierto es que en ese sentido no dice mucho.

Napoleón

Como ya hemos mencionado, Napoleón es una de las figuras más importantes de la historia, un emblema de poder y codicia, no exento de las cualidades que atesoran buena parte de los líderes políticos y militares que colman la historia de la humanidad. La suya fue una vida llena de tantos acontecimientos, momentos y decisiones de importancia histórica, que cualquiera que tuviera acceso a los incontables escritos que existen sobre Napoleón podría contar su historia con al menos algo de dramatismo y asombro. El problema de esta película de algo más de 200 millones de dólares de presupuesto es precisamente que ofrece un guión que se limita a relatar los momentos más significativos del liderazgo de Napoleón como si los enumerara a través de la consecución de los capítulos de un libro de historia.

Napoleón

Joaquin Phoenix domina cada escena de la película, encarnando Napoleón Bonaparte que reclama de forma constante nuestra atención. Un personaje que estamos desesperados por explorar, por conocer en profundidad. Sin embargo, la película no nos ofrece eso. Buena parte de su potencial queda sin desarrollar y a nuestro juicio Ridley Scott ha desperdiciado una oportunidad única para ofrecernos un verdadero despliegue emocional y didáctico de, insistimos, una de las figuras más importantes de la historia de la humanidad.

Napoleón

El recorrido a través de las conquistas y maniobras políticas de Napoleón requiere un núcleo emocional que viene representado en el matrimonio con su amada Josefina. Vanessa Kirby encarna la musa del infame líder como si fuera una bruja que hubiera lanzado un hechizo, y la intervención de la intérprete nominada al Oscar es a veces tan seductor como la del propio Phoenix.

Napoleón

Más allá de las limitaciones del guión de David Scarpa y los efectos que esta circunstancia tiene en la edición y el ritmo de la película, Napoleón logra mucho desde un punto de vista cinematográfico. En primer lugar, el trabajo de vestuario es realmente espectacular.

Napoleón

En segundo lugar, el propio Ridley Scott también merece un gran elogio por darle vida a uno de los periodos más relevantes de la historia. Algunas tomas son del más alto calibre cinematográfico, un maestro que claramente toca la grandeza que ha sido fundamental para una trayectoria profesional que ha brillado especialmente en el terreno visual. Su trabajo con el director de fotografía Dariusz Wolski en la captura del frío, la niebla y los amaneceres invernales de las primeras horas de la mañana, dota a cada escena de un sentido de realidad y garantiza que nadie pueda aburrirse con los logros contenidos en cada cuadro.

Napoleón

Ridley Scott ha hablado mucho sobre cómo sus películas no necesitan ser históricamente precisas. Para el reconocido director, productor y guionista, el cine es arte y el arte busca la verdad más que los hechos. Gladiator, por ejemplo, funcionó gracias a esta perspectiva que defiende Scott. En ese caso, su narrativa de l historia de Roma abandonó los hechos en busca de la verdad contenida en una serie de mitos. Pero Napoleón no hace eso. Presenta la sucesión de acontecimientos como si de un libro de historia se tratara, solo que en esta ocasión a menudo lo hace de manera inexacta por pura negligencia me atrevería a decir más que por la persecución de una aspiración algo más profunda.

Napoleón

No hay duda de que en Napoleón se puede ver mucho cuidado y arte en la gran pantalla, incluso ese gran poderío visual tan característico de Ridley Scott, pero en mi opinión se ha desperdiciado la oportunidad de haber hecho algo genial, de construir una narrativa que podría haber significado algo, o que simplemente hubiese sido algo más precisa. Es una lástima, una verdadera lástima.

Napoleón

GenexiGente opina sobre Napoleón

Valoración de GenexiGente - 6.5

6.5

En Napoleón se puede ver mucho cuidado y arte en la gran pantalla, incluso ese gran poderío visual tan característico de Ridley Scott, pero en mi opinión se ha desperdiciado la oportunidad de haber hecho algo genial, de construir una narrativa que podría haber significado algo, o que simplemente hubiese sido algo más precisa desde un punto de vista histórico.

Valoración de los lectores: ¡Comparte tu opinión!

Juan Carlos Navarro

Fundador de la agencia de marketing MarketinLife lleva 10 años proporcionando servicios de consultoría tanto a nivel nacional como internacional. Interesado siempre en el intercambio de bienes y servicios de alto valor añadido, acumula más de 20 años de experiencia en el sector de Nuevas Tecnologías trabajando con grandes empresas y marcas ayudando en sus procesos de transformación digital.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba