Ocio y Entretenimiento

Indiana Jones y el Dial del Destino, una despedida llena de nostalgia

Indiana Jones se despide con la dignidad que merece un héroe que honra a una figura y a un actor que ha dejado huella en nuestro espíritu aventurero.

Han pasado ya 42 años desde que Harrison Ford se enfundó su sombrero y su látigo para interpretar a Indiana Jones en En busca del arca perdida (1981). Puede que ahora ya no se mueva como antes, que los años le pasen factura como a todos, pero sus ojos todavía brillan igual. Aunque hayamos asistido a su última interpretación del intrépido arqueólogo, Harrison Ford sigue y seguirá siendo Indiana Jones.

Indiana Jones y el Dial del Destino

Y es que Indiana Jones y el Dial del Destino, despide con la dignidad que merece a un héroe que nos ha acompañado durante mucho tiempo. Todo un homenaje que honra a una figura y a un actor que sin duda ha dejado huella en nuestro espíritu aventurero. Ese personaje gruñón y frustrado por tener que jubilarse como profesor universitario se nos presenta en una película que una vez más rescata a Indiana Jones de su rutina para llevarle a una aventura cuya finalidad es localizar un antiguo dial que predice cuándo y dónde ocurrirán fisuras en el tiempo, algo que para un arqueólogo como Indiana Jones no debe pasar desapercibido, sobre todo teniendo en cuenta que semejante artefacto “debería estar en un museo“.

Una película que rinde homenaje a toda una saga.

Indiana Jones y el Dial del Destino

La película está llena de guiños hacia el personaje y su intérprete, una colección de detalles que despiertan nuestra nostalgia y que rememoran aquellos momentos que casi todos hemos vivido a lo largo de tantos años en los que hemos disfrutado del privilegio de contar con una idea original que ha servido de inspiración para muchos títulos en el cine e incluso en ámbitos como el de los videojuegos.

Indiana Jones y el Dial del Destino
Los nazis son otro elemento que ha acompañado a la saga Indiana Jones.

El paso del tiempo como epicentro de un destino que tarde o temprano tenía que llegar.

Pero volviendo de nuevo a Indiana Jones y e Dial del Destino, la trama nos conduce a creer que el dial ofrece la oportunidad de viajar en el tiempo a la persona que sepa configurarlo correctamente, y aunque Indiana Jones lo descarta rápidamente como un objeto mágico aludiendo a la ciencia como base principal del concepto del dial, también reconoce que a lo largo de su vida ha visto cosas que no puede explicar. “A veces”, afirma, “no se trata de lo que crees, sino de en qué medida lo crees”.

Indiana Jones y el Dial del Destino

En mi opinión, no es casualidad que el centro de la trama de la película sea precisamente la posibilidad de “gestionar” el paso del tiempo. Toda una referencia a la trayectoria de una saga que, como la de Indiana Jones, ha visto cómo ese tiempo consume también a las historias más grandes. Por tanto, ahora que ya tenemos un hilo conductor que hace alusión al paso del tiempo, sólo nos falta otro elemento en la película que también ha acompañado a Indiana Jones desde sus inicios: los nazis.

Indiana Jones y el Dial del Destino

Pues bien, ahora que ya tenemos los ingredientes fundamentales para construir una nueva aventura los guionistas han querido introducir más y más elementos a la trama cuyo significado es forjar una despedida a través de un más que digno homenaje a un actor legendario y a un personaje que permanecerá con nosotros hasta el fin de nuestros días.

Indiana Jones y el Dial del Destino

Indiana es, en cierto modo, un héroe al que miramos para restaurar nuestra fe en que el cine puede ser mucho más que una simple aventura. Indiana Jones y el Dial del Destino intenta transmitirnos que el buen cine no debería sufrir a manos de quienes exclusivamente buscan el éxito comercial en taquilla. Si ha habido un héroe que nos ha recordado que el cine necesita a sus estrellas, ese ha sido Indiana Jones. Sin duda, hablamos de una franquicia cinematográfica que rinde homenaje a cineastas de épocas pasadas y que nos recuerda el poder del cineasta frente a un mundo corporativo que busca exprimir hasta la última gota cualquier atisbo de negocio.

Indiana Jones y el Dial del Destino
Helena es un personaje muy bien construido. No sería de extrañar que contara con su propia película en el futuro.

Helena, un personaje que despierta a una nueva heroína.

Por otra parte, Helena, interpretada por Phoebe Waller-Bridge, es quizá una de las incorporaciones más destacadas en la película. Su personaje representa todo lo que esperarías de una arqueóloga inteligente, valiente y que ha viajado mucho, pero sin la objetificación o el perfeccionismo de las heroínas anteriores. Ella está posicionada dentro de la narrativa como un pariente, una figura paterna, un pez fuera del agua, pero nunca un objeto. Es astuta y es, simplemente, un personaje bien escrito y un punto de apoyo alrededor del cual ocurren muchos de los desarrollos de los personajes más importantes de la película. Probablemente nos encontramos ante un acto deliberado para que Helena pueda disfrutar de su propia saga en un futuro no muy lejano. Y es que esta conjetura encaja muy bien con los tiempos que vivimos y con el perfil de un consumidor ávido por identificar heroínas en un marco aventurero dominado en el cine tradicional por hombres.

Indiana Jones y el Dial del Destino

Un guión y un estilo inconfundibles.

El equipo de guionistas Jez Butterworth, John-Henry Butterworth y el director James Mangold merecen una mención especial por la consistencia de su mensaje. Mangold coge el testigo de una dirección que tradicionalmente ha estado en manos de Steven Spielberg, y lo hace asegurándose de que la emoción y el interés por la historia permanezcan intactos en su visión sobre lo que debe ser regir los destinos de nada más y nada menos que Indiana Jones. Nadie dudaría de que, viendo el trabajo de James Mangold, estamos ante el Spielberg de una época temprana, aquel que recrea escenas con un estilo único e innovador. Una tras otra, las secuencias de la película siguen la pauta establecida por el estilo inconfundible de una saga capaz de atraer la mirada del espectador con la frescura que caracteriza a toda la acción de nuestro héroe aventurero favorito.

Indiana Jones y el Dial del Destino

Y todo ello, rubricado con la música del viejo maestro John Williams y protagonizada por un Harrison Ford chispeante. Indiana Jones y el Dial del Destino representa en muchos sentidos un último “hurra” por todos aquellos que nos llevaron a tantos de nosotros a disfrutar de la magia de las películas de aventuras. Rinde homenaje a los orígenes de la franquicia de Indiana Jones, a la idea misma del cine en la era del streaming. Y como el propio Indiana Jones sufre por estar demasiado aferrado al pasado, por ser relegado a los márgenes de la sociedad y abandonado por la cultura en la que vive, nos recuerda de algún modo cuánto lo necesitamos y cuánto debemos apreciarlo.

Indiana Jones y el Dial del Destino

Hay quienes dirán que Indiana Jones pertenece al pasado. Que es demasiado viejo, que se exagera toda esta nostalgia por un héroe que en la actualidad no encontraría su sitio. Indiana Jones y el Dial del Destino, a pesar de no ser una obra maestra, demuestra que todas esas personas simplemente se equivocan.

GenexiGente opina sobre Indiana Jones y el Dial del Destino

Valoración de GenexiGente - 7.5

7.5

Indiana Jones se despide con la dignidad que merece un héroe que honra a una figura y a un actor que ha dejado huella en nuestro espíritu aventurero.

Valoración de los lectores: 4.63 ( 2 votos)

Juan Carlos Navarro

Fundador de la agencia de marketing MarketinLife lleva 14 años proporcionando servicios de consultoría tanto a nivel nacional como internacional. Interesado siempre en el intercambio de bienes y servicios de alto valor añadido, acumula más de 20 años de experiencia en el sector de Nuevas Tecnologías trabajando con grandes empresas y marcas ayudando en sus procesos de transformación digital.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba