Jets Privados

Jets privados, la nueva aviación comercial de los clientes más exigentes.

En el contexto económico y social en el que nos movemos en la actualidad, los jets privados se han convertido en un modelo de transporte que promete revolucionar el sector gracias a una masa crítica de clientes que prefieren optar por un estilo de vida alejado de la aviación comercial tradicional, incluso de aquella que proporciona lujo de primera clase.

Elegir un vuelo privado charter se ha convertido en una opción muy atractiva ya que la mayoría de aeropuertos del mundo permiten que los pasajeros de jets privados sean conducidos directamente a su aeronave y sean asimismo recogidos en pista, evitando los inconvenientes de saturación, largas colas y molestias que en muchas ocasiones presentan las terminales tradicionales. Además, los tiempos de espera de reducen considerablemente y el beneficio de un servicio personalizado es realmente difícil de rechazar si su bolsillo lo permite.

Un contexto que favorece la proliferación de vuelos privados.

En este último año y medio el número de pasajeros que han utilizado jets privados ha crecido sustancialmente debido sobre todo al descenso de las operaciones de la aviación comercial tradicional a nivel global. Aún en la actualidad, todavía hay vuelos que se cancelan a última hora debido a cambios en las normativas que hacen todavía más patentes las restricciones que existen a la hora de viajar en avión.

En cambio, contratar jets privados es una alternativa que para muchos clientes resulta muy interesante gracias a la flexibilidad que proporciona, a la seguridad y a la confianza que genera.

Las familias se están sumando a la costumbre de alquilar jets privados.

De hecho, son muchas las compañías que operan vuelos privados que han anunciado un notable incremento en sus contrataciones sobre todo para desplazamientos de tipo local o nacional, y es que la comodidad se ha convertido en un activo que las personas exigentes valoran especialmente y más en épocas de incertidumbre como la actual.

Por tanto, y en este contexto, alquilar un jet privado se ha transformado para muchos usuarios en una necesidad más que en un lujo gracias a las garantías que ofrece de disfrutar de un viaje con un elevado nivel de servicio lejos de potenciales cancelaciones y aglomeraciones.

Algunas cuestiones a tener en cuenta con los vuelos privados.

Si todavía tiene preguntas sin resolver sobre los beneficios de los jets privados a la hora de viajar tanto a nivel nacional como internacional, a continuación trataremos de resolver algunas de las cuestiones que pueden estar rondando su mente. Le aseguramos que la experiencia realmente merece la pena y que una vez probada es difícil resistirse a ella de nuevo.

¿Cuánto cuesta alquilar un jet privado?

La inmensa mayoría de compañías de vuelos charter tienen estipulada una tarifa por hora y el precio final depende además del tamaño del jet que se quiera alquilar, del tiempo de vuelo y del destino. Por otra parte, también debemos tener en cuenta la localización de la compañía que opera los jets privados ya que, por ejemplo, en Estados Unidos podemos encontrar precios mucho más trabajados y competitivos desde una perspectiva comercial ya que contemplan modelos por suscripción que todavía no han llegado a Europa.

Así que teniendo en cuenta una tarifa por hora más o menos estándar cabría esperar que un jet con una capacidad para cuatro o seis pasajeros puede representar un coste de unos 5.000 euros por hora, mientras que una aeronave de tamaño medio con capacidad para seis u ocho pasajeros puede llegar a alcanzar los 9.000 euros por hora. Por último, un avión con capacidad para veinte pasajeros tendrá un coste aproximado por hora de entre 12.000 euros y 20.000 euros.

Si comparamos estos precios con lo que representa adquirir un billete de primera clase en una aerolínea tradicional, es probable que en un primer momento pensemos que el coste de alquilar un jet privado es netamente superior pero si pensamos en el confort, en la ausencia de aglomeraciones y colas, en la seguridad, en la flexibilidad de horarios e incluso en la privacidad, es muy probable que veamos con otros ojos la posibilidad de utilizar esta alternativa para viajar.

Y es que un vuelo en primera clase en una aerolínea convencional puede oscilar entre los 1.000 euros y los 50.000 euros dependiendo de la compañía, de la distancia y del nivel de confort que del que queramos disfrutar durante el vuelo por lo que si ahora pensamos en el coste de un jet privado y si además le añadimos la posibilidad de viajar en grupo con la familia o las amistades es más que probable que veamos esta posibilidad desde otra perspectiva mucho más interesante ya que desde una perspectiva de coste el viaje en grupo en primera clase en línea aérea convencional pronto puede verse amortizado si elegimos la alternativa de un vuelo privado.

¿Debo acudir con poco equipaje a un vuelo privado?

Si excluimos al capitán y su tripulación, un jet privado por término medio tiene una capacidad para ocho pasajeros. Cada asiento permite llevar una pieza de equipaje en el avión por lo que dicho equipaje debe pesar entre los 25 kg y los 50 kg aproximadamente.

Por tanto, aunque no debe uno excederse en lo que a equipaje se refiere, lo cierto es que este tipo de aeronaves permite el transporte de un equipaje que podríamos considerar de tipo estándar o medio ya que una compañía aérea tradicional permite llevar aproximadamente hasta 23 kg sin coste adicional, lo que equivaldría a una maleta de viaje estándar.

Conclusión.

Viajar sin escalas, llegar al aeropuerto con el tiempo justo, incluso conducir tu propio coche hasta el pie de pista dejando a un lado las incómodas colas, las aglomeraciones y disfrutando de un nivel de confort y seguridad de alto nivel representa una tentación a la que cada vez más gente se está entregando sin dudarlo.

Los jets privados están cambiando la forma en la que viajamos en un entorno económico y social lleno de incertidumbre, de restricciones, de retrasos, de cancelaciones, de cambios de última hora, y, en definitiva, de toda una serie de circunstancias que impiden una planificación óptima tanto si hablamos del disfrute de unas merecidas vacaciones o de un viaje de negocios.

En cambio, alquilar un vuelo privado está dejando de ser una alternativa para poco a poco transformarse en un acto cotidiano para cada vez más personas que no sólo esperan recibir un servicio de alto nivel sino simplemente viajar de acuerdo a unos parámetros alineados con la exigencia de una experiencia plenamente satisfactoria.

Juan Carlos Navarro

Fundador de la agencia de marketing MarketinLife lleva 10 años proporcionando servicios de consultoría tanto a nivel nacional como internacional. Interesado siempre en el intercambio de bienes y servicios de alto valor añadido, acumula más de 20 años de experiencia en el sector de Nuevas Tecnologías trabajando con grandes empresas y marcas ayudando en sus procesos de transformación digital.
Botón volver arriba